lunes, 11 de enero de 2010


                               

No hay palabras para enmarcarlos,
no hay escritos para representarlos.


Hay tanta grandeza 
que se me dificulta pronunciarlos,
pero será un honor intentarlo…

Me iluminaron el camino,
 me pintaron el destino.


Aparecieron como extraños 
y se vistieron como hermanos.


Son inmortales en el tiempo,
son el aire para seguir viviendo.

El orgullo me conmueve, 
por  haberlos encontrado.


Son mis  valores anhelados,
 son pasos bien usados.

Tenemos  charlas compartidas
 con las que crezco día a día.


Son mi identificación en esta vida,
 son los que me entregan sabiduría.

Han sido peleas y desencuentros,
 que como hermanos hemos resuelto.


Nos hemos separado de a momentos,
pero siempre nos volvió a unir el tiempo.

Y no sé cómo seguirá el cuento.
Solo se que existirán
 por siempre en mi adentro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

ABCBlogs

vuelos bajo coste