miércoles, 3 de febrero de 2010



Mis musas se dejaron  inspirar
y no me dieron tiempo a reaccionar.
Me arrojaron en un mundo
 al que yo no sé llegar.

Se fugaron con presuntos 
de la inmoralidad.
Fue más fácil que enfrentar 
miserias que las iba a demorar.

Escalaron imperios ocultos
 forjados por vanidad.
Se casaron con monarcas 
de la antigüedad
que como lema tenían el bien social.
Pero en su interna
 solo les importaba el coronar.

Arrastrando a sus difuntos  
a la vergüenza de ser real.


Después de escribir tan pulcro
y de sincerarme con la verdad.
Empiezo a pensar que fue sensato
el  no actuar, el no buscar, el no chocar.





Hay mujeres opacadas



que saben lo que es llorar por historias



que contaminaron su iluminar,



y van por ahí saboteadas



por hombres que no supieron apreciar



donde estaba la belleza real. 



Inocentes son ellas 


que no esquivaron al muro



que les gritaba por detrás,



y allí están marcadas



por el símbolo de la infidelidad



que a cada hombre nuevo lo advertirá


que el respeto es esencial. 










Ofrezco lo eterno 


por minutos hablados.




Entrego mis sueños 


por tu mano en mi mano.





Doy mis sentidos 


por tus besos sombríos.





Y búscame el castigo



para poder suspirar contigo,



no me dejes parado 


en este bosque desolado



que la salida tu me la has privado,



por que crees que yo te he perjudicado



pero no entiendes 


que yo solo te he amado.



ABCBlogs

vuelos bajo coste