miércoles, 3 de febrero de 2010






Hay mujeres opacadas



que saben lo que es llorar por historias



que contaminaron su iluminar,



y van por ahí saboteadas



por hombres que no supieron apreciar



donde estaba la belleza real. 



Inocentes son ellas 


que no esquivaron al muro



que les gritaba por detrás,



y allí están marcadas



por el símbolo de la infidelidad



que a cada hombre nuevo lo advertirá


que el respeto es esencial. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

ABCBlogs

vuelos bajo coste