domingo, 7 de noviembre de 2010




Miro y no veo, se nubla… Es incierto.



Cierro los ojos, no quiero mirar…




Me quedo adentro.









Me mantengo así, 




con los parpados muertos.



Me miro a mí y veo siniestro.





Los  dedos húmedos sudan miedo,



la mano tensa palpita el segundo



que camina envuelto en humo..





Vuelvo a mirar y no veo, 




el segundo camina.



Y yo sigo muerto…



Creí en vivir, creí en soñar, 




pero solo llego a 




un solo lugar…





Me miro a mí y me vuelvo a odiar,



me convertí en la ironía que vive



en la idea de resucitar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ABCBlogs

vuelos bajo coste